TEMPLO DE TAGNAR

RASGOS GENERALES

“Por el Fuego juro ser la llama que abrase la maldad y guarde la pureza. Por la Ceniza juro que arderé por Gholindia. Por el Ascua juro que siempre me alzaré para proteger al inocente. Por Tagnar doy mi vida al Fénix, y que una vez más resurja.”

Este es el juramento sagrado de los Veinte, que está grabado en piedra en el Templo de Tagnar, donde la Muerte sirve a la Justicia.

UN POCO DE HISTORIA

Tras la Ascensión de Tagnar, sus veinte discípulos hicieron un juramento. Allá donde miraban veían la obra de los Avatares corrompiéndose, incluso entonces, cuando los Cinco apenas habían dejado Aher. La magia que Irmash había enseñado a los mortales empezaba a envilecerse por culpa de hombres y mujeres que buscaban el poder supremo; el nombre de Jana se invocaba para matar y para crear artilugios asesinos; la compasión de Melkaya dio paso a la autocomplacencia y la perversión; el grito de libertad de Zephyros se convirtió en caos, en una espiral de destrucción en la que las causas siempre se convertían en violencia y rencor.

Así pues, los Veinte de Tagnar juraron guardar Gholindia de todas aquellas cosas. Atesorar los dones de los Cinco y proteger al pueblo de sus propios excesos. Juraron justicia, pero también venganza: juraron que ningún malhechor escaparía a su castigo, y que la Muerte nunca sería convocada a la ligera.

Poco después, los Veinte de Tagnar encabezaban ejércitos victoriosos mientras el rey Bahadir volaba sobre ellos en su Fénix. Fue este mismo rey quien colocó la primera piedra del Templo del Primero, y fueron estos Veinte quienes se convirtieron en sus consejeros más leales. Y así ha sido desde entonces.

 

ACTUALIDAD

Son muy pocos los que tienen lo necesario para convertirse en miembros de los Veinte. Las pruebas son costosas, y a menudo mortales, pero es un gran honor para una casa poder decir que uno de sus hijos sirve como paladín. No obstante, existen otros muchos fieles que dispensan servicio en el Templo. Jueces, enterradores, sacerdotes, artistas y… en general, cualquier devoto que quiera sumar sus esfuerzos a la causa.

Pero en el centro de todo siempre están los paladines.

Cada paladín es un ejército en sí mismo. Los Veinte deben superar la competencia más dura (y a sus maestros) para destacar en el arte de la guerra. Se someten a brutales tormentos para templar el alma, el cuerpo y la mente, dejando a muchos acólitos por el camino. Se enfrentan a ilusiones, magia mental e incluso (se dice) a demonios, brujas y no-muertos que aún perviven soterrados bajo el Templo. Es un honor entregar un hijo a los Veinte, pero ni siquiera quienes consiguen vestir la Mortaja (como se llama al manto encapuchado de los paladines) son reconocibles para sus padres.

Después de sus pruebas, un paladín es un bastión más allá de toda duda o miedo. Tiene una gran responsabilidad, pero también un poder cuasi ilimitado. Conoce las plegarias más secretas y poderosas, exorcismos capaces de sacudir cualquier encantamiento o invocación…

Y, claro, está el otro poder. El poder que podría ahogar a los paladines en sus propios demonios. Unos demonios sin cuernos ni tridentes. Demonios de arrogancia, orgullo y ambición. Pues un paladín es infalible en un juicio (esto quiere decir que no puede emitir un veredicto equivocado, pues su voz es la de Tagnar, dios de la justicia). Un paladín cuenta con el rango de general, sólo por debajo del lord Mariscal en persona. Un paladín puede denunciar a nobles y plebeyos sin necesidad de recurrir a ningún proceso. Un paladín puede interceder ante Tagnar y suplicar el perdón de los pecados más atroces (como el asesinato, la nigromancia o la hechicería…).

Una balanza equilibrada entre poder y responsabilidad, ¿o no?

Texto escrito por Willy Etxebarría.

La Vestal Trea de Helacross y el Paladín Sir Nathaniel Reinharts de Gkolehall.

Fotografía por Javier Rísquez.

Colaboran:
caldero.png
Mecenas Tercera edición:

Paco Moreno

Carlos Rodriguez

Diego Pastor

Eva Aelfeth

Miguel Martínez

Daniel Blanco

Yolanda Rodrigo

Sergio Rodil

Abraham Arana

Lola Villaverde

Javier Aroca

Javier Paredes

Iñigo López

Agustín González

Marcela Ocampo

Miguel López

Maëlys Ambos

photo.jpg
Nuestro equipo
¡Conoce un poco más sobre las personas detrás de este gran sueño que es Gholindia!
Síguenos:
  • White YouTube Icon