LA HERMANDAD

RASGOS GENERALES

Son tiempos oscuros.

Gholindia sufre una amenaza mucho más grave que los brujos y los monstruos: la injusticia. La maldición demoníaca de nacer en una familia plebeya; el noble que mata de hambre a su pueblo, más terrible que cualquier dragón; las guerras que cuestan miles de vidas e inflan las arcas de los poderosos.

Tenían que surgir aventureros y héroes dispuestos a enfrentarse a esta oscuridad. Un nuevo tipo de paladín que lleve la justicia de Tagnar a los nuevos tiranos, a los nuevos nigromantes que mercan con la muerte del vulgo. La luz del Primero brilla en los cuchillos de la Hermandad.

UN POCO DE HISTORIA

La Hermandad es muy joven. Según los informantes del lord Mariscal, surgió entre miembros radicales de la Rapsodia que estaban hartos de “arrastrarse y suplicar” por la justicia que, para ellos, no es sino un derecho. No algo que se les deba conceder o que un señor tenga que aceptar.

Así pues, comenzaron los asesinatos. Al principio no eran más que eso: pequeños crímenes que no inquietaban a nadie. Pequeños señores del crimen, nobles menores conocidos por su depravación a los que nadie había logrado encarcelar… pero luego llegaron los magnicidios. Los Gerdem despedazados en Bermont; el heredero de los Landiren de Halon. Nadie estaba a salvo. Con la excepción de los paladines y los tagnaritas de bien, claro. Porque nadie intentó eliminar a lord Dougal Warhorse, por ejemplo, a pesar de sus desmanes tiránicos; nadie atentó contra el lord Mariscal o contra los paladines que sugerían la derogación de los Cinco y la instauración de Tagnar como único Avatar de Gholindia…

Ahora, la Hermandad tiene (presuntamente) células activas en Arkon, Bladia, los Reinos Libres y Mil Almas, y todas ellas trabajan con el mismo objetivo: acabar con los tiranos, vengan de donde vengan, sean quienes sean (salvo, por lo visto, que vengan del Templo o sean de los suyos).

ACTUALIDAD

Los Caballeros del Fénix poseen mucha información sobre la Hermandad, aunque muchos sospechan que están infiltrados por miembros de la misma. Lo mismo ocurre con el resto de facciones principales del panorama de Gholindia: desde la Real Orden Arcana hasta la nobleza, pasando por la Compañía o los Lobos de Hierro; en todas partes cunde la paranoia, la desconfianza y la inquietud.

¿Y el Templo de Tagnar? El Templo calla. A nadie se le ha escapado que muchos devotos tagnaritas parecen aprobar los actos de los asesinos y su ideal de justicia. Los propios paladines se han mostrado muy ambiguos al respecto. ¿Eso significa que el Templo está detrás de la Hermandad? Quizá sea pronto para saberlo. Pero son demasiadas coincidencias; demasiadas señales…

La Hermandad, de esta forma, permanece oculta a plena vista. Puede que sólo la Rapsodia sea capaz de enfrentarse a ellos en la guerra encubierta que han declarado al reino entero. Sin embargo, ¿querría hacerlo la Rapsodia? No son sus métodos, pero sí sus ideales. Salvo por el fanatismo tagnarita, claro. ¿El supuesto apoyo del Templo no convierte Hermandad en parte del poder tiránico que la Rapsodia quiere eliminar?

Texto escrito por Willy Etxebarría.

Colaboran:
Mecenas Tercera edición:

Paco Moreno

Carlos Rodriguez

Diego Pastor

Eva Aelfeth

Miguel Martínez

Daniel Blanco

Yolanda Rodrigo

Sergio Rodil

Abraham Arana

Lola Villaverde

Javier Aroca

Javier Paredes

Iñigo López

Agustín González

Marcela Ocampo

Miguel López

Maëlys Ambos

photo.jpg
Nuestro equipo
¡Conoce un poco más sobre las personas detrás de este gran sueño que es Gholindia!
Síguenos:
  • White YouTube Icon