MAGIA

CONJUROS ARCANOS

(mago, hechicero, brujo)

CONJUROS DIVINOS

(sacerdote, paladin, druida)

Ahora los conjuros mágicos se lanzan utilizando unos pergaminos, en los que el lanzador deberá leer las palabras mágicas y describir su efecto.

 

Si no está dentro de un combate, en el momento en que un lanzador despliega su pergamino y pronuncia las palabras mágicas, el resto de jugadores presentes quedará paralizado para que este pueda describir el efecto del conjuro. Luego romperá el pergamino, y el tiempo se reanudará, interpretando todos los efectos.

 

La única forma de evitar que un lanzador lance el conjuro sin más es decir: “duelo” antes de que termine de pronunciar las palabras mágicas. Esto no interrumpe su conjuro, pero le obliga a lanzarlo dentro del marco de las normas del Combate PvP. Es decir, pasarían a combatir de manera normal, y el lanzador tendría que utilizar el conjuro como si lo hubiera declarado al principio del combate, dando a la oportunidad a ser contrarrestado si fuera esto posible.

Creación de pergaminos de conjuro:

 

Los Magos tienen la capacidad de escribir pergaminos de conjuro, que podrán lanzar ellos y también los hechiceros y los brujos, por lo que podrán comerciar con ellos.

 

Para escribir un pergamino deberán ir a la Biblioteca Mágica donde un narrador les entregará pergaminos, tinta y grimorio. Hay 3 niveles de pergamino, con colores diferenciados, y cada uno tendrá un coste de 1, 2 y 3 piezas de oro respectivamente.

 

En el grimorio vendrá un listado de los conjuros disponibles, recordando las instrucciones lo que hace cada uno, y con unas Palabras Mágicas, una frase escrita en lengua mercante que desencadena el conjuro. También habrá una relación de runas dracónicas con letras normales (el mercante).

 

Para que un pergamino tenga efecto en juego, deben estar escritas las instrucciones (lo que hace el conjuro) en mercante. Y en grande deberán estar las Palabras Mágicas en dracónico. El nivel del conjuro debe corresponder con el nivel de pergamino comprado.

 

Opcionalmente pueden venir escritas también en mercante para facilitar la lectura al lanzador, pero no es obligatorio. De hecho, si se quiere hacer un pergamino que solo los muy versados sepan leer o que haya que descifrar, es buena idea no poner la traducción en mercante de las palabras mágicas.

 

El narrador entonces comprueba que está todo correcto y le pone un sello al pergamino.

 

A partir de ahí el pergamino ya está listo para ser usado, y cualquier Mago, Hechicero o Brujo que lea las Palabras Mágicas y lo rompa, podrá lanzar el conjuro.

Colabora:
caldero.png
Mecenas Tercera edición:

Paco Moreno

Carlos Rodriguez

Diego Pastor

Eva Aelfeth

Miguel Martínez

Daniel Blanco

Patrick Jensen

Yolanda Rodrigo

Ángel Guede
One-Larp-Man
Friki del Rol, director y guionista de cine, actor aficionado, amante de la comida y la buena cerveza
Síguenos:
  • White YouTube Icon